Archivo de la etiqueta: injerto capilar

El peligro de las Clínicas Capilares Low Cost

Ultimamente están aflorando un sinfín de clínicas para operarse de trasplante capilar en el extranjero (Turquía o Pakistán) a unos precios con los que no se puede competir.

1

Como los propios cirujanos de nivel de esos países están en contra de estas clínicas, tenemos que pensar en qué manos nos estamos poniendo. El refrán castellano “nadie da duros a pesetas” creo que tiene su máximo reflejo en estos casos. Es muy probable que incluso los cirujanos titulares de estas clínicas sean buenos, pero para disminuir el precio hasta extremos insospechados se debe recortar en personal (en material es raro, ya que son cirugías que los materiales no son determinantes en el precio final). Esto conlleva a que gran parte de la intervención esté en manos de Técnicos Capilares, ejerciendo funciones propias del cirujano, pero con unos honorarios muy inferiores, y por supuesto, resultados bastante malos.

De hecho, ya tenemos varias consultas en CaPiLae para reparar malas cirugías con escasas densidades fruto de estas clínicas Low Cost, como se puede ver en la foto, donde se prometen resultados inalcanzables.

1-2

Spencer Koben, un periodista americano, en su programa de radio “The Bald Truth”, uno de sus colegas había ido de incógnito a una de estas clínicas en Estambul, y le comentaban que cirugías de 4500 unidades foliculares (y era el standard, cuando cualquier cirujano mínimamente honesto, sabe que estas cantidades sólo están al alcance de muy pocas zonas donantes) los pacientes entraban a las 9 y estaban fuera a las 14. Algo que es del todo imposible. En CaPiLae, que nos consideramos una de las clínicas punteras en FUE, trabajando con 5 técnicos y el dr. Ruiz, conseguimos cirugías de 2500 uf en cerca de 6-7 horas. La velocidad de extracción es entre 600 y 700 Ufs por hora, eso ya hace casi 4 horas de extracción, más las incisiones, que es otra hora más, y la implantación, entre 2 y 3 personas, que lleva otras 2-3 horas.

Por otro lado, también está la “numeritis”, esa fiebre por prometer un número de unidades foliculares que cualquiera con unos conocimientos, no ya de cirugía capilar, si no de simple cálculo de áreas que son imposibles de conseguir. Pero es que ya no sólo es prometer algo inalcanzable (sí, mentir directamente a tu cliente/paciente), si no ni siquiera cumplir con los tiempos necesarios para estas cirugías.

Es por eso que hay que tener mucho cuidado con estas ofertas, porque nos van a prometer mucho mas de lo que vamos a conseguir, y al final tendremos que realizarnos nuevas intervenciones. Hay que elegir bien la clínica, y el cirujano, exigir que esté presente en todas las fases del proceso, saber dónde se ha formado, y con la garantía d poder exigir respuestas si las cosas no se ejecutan como se nos ha prometido.

El Dr. Ruiz presenta 2 charlas en el congreso de la FEMEL

El Dr. Juan Ruiz, directos de Capilae, presentó el pasado 29 de Noviembre en el Colegio de Médicos de Madrid, 2 charlas sobre la cirugía capilar “Casos Complicados en Cirugía Capilar”, donde exponía las actitudes a llevar a cabo en casos especiales como cicatrices o reparar antiguas cirugías de transplante de pelo de otros colegas. En la segunda Charla, habló sobre “Actualizaciones en el Diagnóstico y Tratamiento de la Alopecia de Patrón Femenino” e intentó dar alguna luz a una patología cada vez más común y de escasos recursos terapéuticos.

Las dos charlas fueron un gran éxito.

IMG_2611

FUE o TIRA, la gran cuestión…

Hola:

Esa es la gran cuestión ante una consulta de cirugía capilar, y la gran decisión que tienen que tomar los pacientes cuando quieren realizarse un transplante de pelo.

Son dos técnicas distintas de extracción de pelo, que incluso pueden llegar a ser complementarias, para poder realizar una mega session, como le llaman los americanos.

Como cualquier técnica quirúrgica cada una tiene sus pros y sus contraes, y si una fuese tremendamente superior a la otra, ésta última habría caído en desuso. El problema es el marketing Hype que hay en los foros y en la red acerca del FUE (acrónimo de Follicullar Unit Extraction, es decir extracción d unidades foliculares una a una), pero que con sus muchas virtudes, no deja de tener ciertos inconvenientes.

Toda la cuestión radica en que la tira deja una incisión y su correspondiente cicatriz en la zona posterior, impidiendo el llevar el pelo cortado al 1 ó al 2 por riesgo de que se vea dicha herida. Como podéis ver en el post anterior en mi blog (mitransplantedepelo.wordpress.com), ahí tenéis mi cicatriz a las 2 semanas de la cirugía.

A día de hoy, dejar una cicatriz mayor de 2 mm es muy difícil si se trabaja de manera correcta, se siguen los consejos de seguridad adecuados (el primer, no hacer una tira de más de 1,5 cm de ancho) y sobre todo, se sutura con la técnica tricofítica. Esta sutura, cuyo concepto es muy simple, consiste en recortar 1 mm del borde superior de la herida para que al cicatrizar, el pelo de esa zona crezca a través de la cicatriz, disimulándola por completo.

Como veis, cuando crezca el pelo, lo hará a través de la herida, ayudándola a disimularla.

Eso sí, aunque sé que hay clínicas que lo dicen, una cosa está clara: NINGUNA CICATRIZ ES INVISIBLE. Que no os prometan el oro y el moro.

Entonces… ¿Qué diferencias hay entre el FUE y la TIRA?, aquí os dejo un diagrama que resume muy esquemáticamente la técnica FUE:

Como veis se sacan uno a uno las unidades foliculares, y no hay que suturar ni dar puntos ni nada…

¿Entonces?

Bueno, a día de hoy, y desde el punto de vista médico, está claro que el FUE es la técnica de elección cuando el paciente, por estética o por trabajo, quiera llevar el pelo muy corto, o, lo más importante, haya muy poca elasticidad en el cuero cabelludo, donde, entonces, una sutura entraña bastante riesgo.

Por ello, no deja casi cicatriz (alguna cicatriz pequeña deja, ya que el sacabocados hace una herida de 1 mm de diámetro, si se multiplica por 2000 agujeros…) pero es imperceptible. El postoperatorio es ligeramente más leve.

Sus desventajas… pues la primera, económica, es bastante más cara que la tira. La intervención, así mismo, es más larga, ya que para conseguir sacar lo mismo que con la tira, se necesitan 2 días consecutivos de cirugía. Y hay otra pequeña desventaja, que nos e suele comentar, y es la supervivencia de los UFs. En el FUE, se van extrayendo los UFs y se van colocando uno a uno en suero fisiológico, y no se comienzan a implantar hasta pasadas casi 6 horas del incaico de la extracción, esas 6 horas pueden comprometer algo la supervivencia (hablamos de un 10%) ya que, independientemente del producto que se use para conservarlos (suero, ringer lactato, PRP etc…) estos son sólo claves a partir de las 6 horas de conservación, así que algo menos de supervivencia se consigue.

Por eso, para grandes cirugías (como la mía, de más de 2000 UFs) es aconsejable la tira, la cicatriz va a quedar oculta con el pelo mínimamente largo, a partir de un 3, y algunas veces incluso con menos; es más barata, y a día de hoy se consiguen la mayor cantidad de UFs por sesión que con FUE.

El FUE es una técnica estupenda para pequeñas zonas, intervenciones de no más de 1200-1500 UFs, en mi modesta opinión, y como cirujano, es una técnica que me gusta mucho.

Las clínicas que sólo hacen FUE tienden a usar fotos de malas cicatrices para aterrorizar a los pacientes con la tira, cuando malos resultados los hay en las 2 técnicas. Hay que recordar que el FUE extrae pelos de la zona posterior que no van a volver a crecer, y nunca se debe extraer más de 1 de cada 3 ó 4 Ufs, si no tenemos el riesgo de dejar una zona muy despoblada.

Realmente, es una decisión del paciente, que tiene que sopesar, la cuestión económica y estética, principalmente, siempre sobre una información veraz. Es un procedimiento electivo y estético, en el cual él tiene la última palabra.